Mirta, Estela, Belén y Eva, siempre siendo sostén de “Mas Amor Animal.

Oli ostentaba su altura de un tanto más de un metro, detrás de la mesa desde donde ofrecía plantitas a un muy buen precio y un muy buen fin para la recaudación: ingresos necesarios para la Protectora.

Inés, de escasa altura y apenitas un par de años, recorría los stands ya conociendo la tarea solidaria desde que estaba en la panza de su mamá! Las dos, chiquitas, con la infancia del hoy, sabiendo del respeto y amor animal como legado de ese grupo de adultos que fueron y son quienes sostienen desde hace más de 12 años esta Asociación Protectora que, por entre su intensa actividad cotidiana, organizó el encuentro en el Parque San Martín, para visibilizar aún más el accionar proteccionista.

Estela, Mirta, Adriana, Oscar, Belén, Eva, las pequeñas Inés y Oli y demás nombres con historia dentro de esta historia del proteccionismo, del voluntariado, de la lucha, el respeto y el amor por lograr el mejor mundo compartido, gente ahí, haciendo un día mejor para cada día de aquellos rescatados que han tenido la buena suerte -por entre el dolor y abandono- de haber llegado a manos de “Mas Amor Animal”, como el mejor destino que pudieran haber soñado tener.

Y allí, a pleno sábado, LUJANHOY dialogó con María Belén Zanazzi, fundadora y presidente de la entidad proteccionista, acerca de la jornada especial: “La idea era hacer un encuentro al que vinieran los voluntarios, porque en el refugio tenemos muchos y hacen esa otra tarea allá, por eso la idea era juntarnos acá, con nuestra Mega Feria que siempre se hace con diferentes ofertas y también con las cosas de la Prote, contarle al público sobre lo que hacemos y compartir este rato”, decía Belén, que dejaba un mate y la charla para aplicar una dosis de vacuna antirrábica desde su profesión de médica veterinaria y el stand armado por el Municipio para tal fin vacunatorio.

“Desde esta actividad de vacunación, pudimos hacer un poco de educación acerca de lo que es precisamente la vacunación, qué hace cada uno a nivel sanitario con nuestros animales y bueno, este encuentro también tiene el fin de juntar fondos porque es la primera vez que estamos en rojo total, por ejemplo el tema que no haya pasto nos complicó muchísimo porque los caballos que tenemos están comiendo solo fardo cuando en otros tiempos era unos meses el fardo y el resto del año el pasto del campo, pero ahora con la sequía se complicó y comprar ese alimento es muy costoso. Además, tenemos muchos casos graves con perros en situaciones difíciles y el trabajo diario, que se rompe una máquina, por ejemplo. Por eso, no es ‘solo levantar los perritos’ como digo siempre, sino que es un costo de mantenimiento importante el que lleva el refugio y la laboren general de la Prote. Esta es la primera vez que quedamos en rojo total”, señalaba Belén.

Y agregaba: “Tenemos gente que aporta algo fijo desde la cuota de socios, pero cuando tenemos que comprar nafta para las máquinas o pagar algún arreglo, comprar antiparasitarios, vacunas tanto para los perros como para los caballos, te das cuenta que hoy en día realmente la plata no alcanza”.

Iñaki y Adriana y el mensaje desde la cartelería pregonando la no utilización de pirotecnia sonora.

La pirotecnia no es fiesta

No nos suma alegría a todos. No es cada estruendo el artífice de la felicidad, por lo menos, de la de todos. De algunos, sí. De muchos, también. Pero no a todos se nos ocurre celebrar con los ruidos más potentes, algunos no preferimos eso, muchos no la pasamos bien ante el aturdimiento. Y los animales tampoco.

Ante la cercanía otra vez del tiempo de Fiestas y la preocupación ante la utilización de pirotecnia sonora, Belén manifestaba: “Al tema lo encaramos haciendo campaña, acá mismo en este evento tenemos cartelería y hablamos con la gente. También vamosa seguir presionando un poco para que haya una Ordenanza un poco más firme. El año pasado a las últimas reuniones que se organizaron entre el Municipio y otras instituciones, no nos sumamos porque fueron realizadas sobre el momento, como para generar lo que yo creo que era un debate político y nada más, con una posición a nivel político de ‘estamos tratando equis tema’ pero que después no llega a ningún puerto, lo mismo que nos pasa con las castraciones, tantos plenarios, tantas reuniones para que después no se llegue a nada con estas problemáticas”, sostenía desde la firme convicción de la no utilización de pirotecnia sonora.

“Queremos una ordenanza firme y dura que prohíba la venta y uso de pirotecnia en el partido de Luján. Pirotecnia no estruendosa ahora hay. ¿Será más cara? Y sí, es más cara pero bueno, está esa posibilidad de festejar con luces y sin ruidos. En tantas cosas el Municipio viene dando el ejemplo – porque la verdad lo que pasó con la Peregrinación a Caballo es para destacar, hay que reconocer que eso fue totalmente superador y estamos eternamente agradecidos por habernos escuchado a nosotros y a un montón de gente que pedía que eso no sucediera más, pero por otro lado seguimos peleando por las castraciones. Y bueno, con el tema de la pirotecnia estamos generando conciencia en las redes, en los encuentros y por supuesto siempre a disposición de la gente de Autismo Luján que siempre también nos tienen en cuenta. Así que es pensar que no son solo los animales, son los bebés, los chicos con autismo. Hay gente que realmente la pasa muy mal, no son sólo los animales”.

Voluntad, se necesita

Abiertos a la posibilidad de sumar gente que quiera ser parte de la actividad proteccionista, “Más Amor Animal” enfoca al voluntariado como parte fundamental para sostener la tarea.

“Esperamos que haya más gente que se asocie, que se acerque a voluntariar al Refugio. Hay tantos que dicen ‘yo quiero tener un lugar con un montón de animalitos’ y bueno, el lugar está, se puede ir, sumar, el lugar está cada vez más lindo, ha crecido un montón, es cómodo para ir, es un lugar donde vos te sentís bien porque los animales están cuidados, no vas a ver animales pasándola mal en un lugar sombrío, triste, esa no es la idea, la dinámica del Refugio es otra y en todos estos años lo logramos”, aseguraba Belén y llegaba un barbucho castaño sostenido por su correa y con sus humanos responsables al puesto de vacunación y Belén, a profesión y vocación, cumplía su tarea y el barbucho castaño seguía luego su camino ya vacunado.

Y entonces Olí e Inés, de infancia conocedora de la compañía de perros, jugaban a vender plantas y las vendían de verdad. Y jugaban a curar perros y los abrazaban de verdad, entonces cada adulto de esencia proteccionista que estaba ese sábado en ese Encuentro Animal, viendo a Inés, viendo a Olivia, seguro pestañeaban la tranquilidad de saber que viene esa próxima gente adulta al mundo. Que hay hoy un respeto profundo semilla del accionar de mañana. Educar, ayudar, un día, cada día.