Fotos: gentileza Vanesa Krauth

El furor por los jugadores de la Selección argentina no cesa. Transcurrida ya más de una semana desde la conquista del Mundial Qatar 2022, los integrantes del plantel siguen generando una revolución en cada lugar que visitan.

Uno de esos casos es el del mediocampista Leandro Paredes, quién tal como se suponía llegó a nuestra ciudad para pasar Navidad y seguramente Año Nuevo. Sucede que como ya es de público conocimiento, su mamá Miriam reside desde hace algunos años en el Haras Argentino Farm Club, ubicado sobre la ruta 192.

Y el domingo, ante la llegada del campeón del mundo, los vecinos quisieron preparar una sorpresa para recibirlo y hacerlo sentir como en casa.

“Nosotras estábamos en el Haras Argentino. Y ayer (por el domingo) él estuvo jugando un partidito en la cancha que está dentro de la propiedad y acá todos los vecinos quisieron hacerle una bienvenida y se pusieron de acuerdo. A las 8 de la noche fuimos a recibirlo a la casa. Él aceptó y la familia, muy simpática, dejó pasar a todos los chicos y chicas a ver el partido. Se jugaron dos tiempos de 15 minutos y ahí él aprovechó para firmar camisetas, banderas, papeles, se sacó fotos y estuvo muy bien con todos”, contó a LUJANHOY Vanesa Krauth, quien se encontraba en el lugar entrenando.

Además, detalló que “cuando terminó el partido, Leandro se acercó a donde estábamos todos los vecinos y saludó uno por uno, se sacó fotos, les golpeó la mano y siguió firmando, mientras la gente cantaba”.

Por último, contó que “todo fue muy lindo, muy emotivo y muy relajado. La familia es hermosa, estaban todos contentos y todos cantando. Fue algo que organizó el barrio y querían aprovechar el momento para felicitarlo. Estuvo muy lindo todo”.

En las fotos que compartió con este medio aparecen varios miembros de la familia Krauth, ligada históricamente al deporte en nuestra ciudad, concretamente al tenis. Entre ellas, aguardaron para saludar a Paredes Erica Krauth, Gisel González, Esmeralda Sosa -hija de Gabriel Sosa- y Karina Krauth.

Aparentemente, el exjugador de Boca pasaría Año Nuevo aquí en Luján junto con su mamá, su esposa, sus hijos y familiares. Y luego partiría rápidamente a Italia para sumarse al plantel de la Juventus.