A la medianoche comenzó un paro de trabajadores del Grupo DOTA que afetó a miles de pasajeros en el Área Metropolitana de Buenos Aires AMBA. Se trató de más de 50 líneas de colectivos -incluida la 57 de nuestra ciudad- que se vieron afectadas por el reclamo gremial.

Pero esta tarde, tras una audiencia virtual convocada por el Ministerio de Trabajo, representantes de la empresa DOTA y de los choferes de las 50 líneas de colectivos que habían interrumpido el servicio en el AMBA, acordaron normalizar el pago de un incremento salarial del 10% que no se había efectivizado pese a estar previamente pactado.

Y tras un encuentro que se extendió por dos horas, el gobierno finalmente comunicó el levantamiento del paro. En ese marco, se espera que en las próximas horas empiece a normalizarse el servicio.

El paro de colectivos regía desde las 0 horas de este lunes 27 de febrero y “hasta regularizar la situación”, habían confirmado a Infobae desde la empresa.

Anoche a última hora gremios del sector decidieron llevar a cabo una abstención de tareas hasta que las empresas paguen lo adeudado a los choferes. En efecto, los colectiveros se presentan en cabecera pero hasta tanto no cobren lo que desde el Grupo DOTA les deben no prestarán el servicio. En ese contexto, la medida de fuerza afectó a más de 50 líneas de colectivos que operan en el AMBA.

“La medida de fuerza se lleva adelante producto de una deuda de la empresa DOTA, de una diferencia salarial a los empleados respecto a un acuerdo firmado a fines de enero. Los trabajadores debían cobrar un 10% de aumento que se iban a pagar en el transcurso de febrero, pero esto no ocurrió”, consignaron desde el medio capitalino.

Y agregaron que “hasta el momento, desde la empresa DOTA no se comunicaron con los delegados de los trabajadores y no depositaron el saldo que reclaman los choferes de colectivo, quienes advirtieron que no levantarán la medida de fuerza hasta no tener novedades sobre esta situación”.