En Luján, organizaciones y cientos de vecinas marcharon este miércoles por las calles de la ciudad y realizaron distintas intervenciones para visibilizar las desigualdades existentes, las violencias machistas, los distintos reclamos y seguir marcando agenda pública y política.

El 7° Paro Internacional de mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis, trans, intersexuales y no binaries 2022, que se inicia en nuestro país, se fue extendiendo a América Latina y luego se constituyó en un hito a nivel mundial. Y hoy comprende a más de 60 países.

En este contexto, cientos de mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis, trans, intersexuales y no binaries marcharon con carteles y banderas alusivas desde San Martín y General Paz, en el Consejo Escolar. Y todas juntas recorrieron las calles céntricas y se manifestaron en lugares estratégicos.

En primer lugar hubo una intervención en el Consejo Escolar. Luego, la gran columna de mujeres, disidencias y organizaciones feministas se detuvo en la esquina de Humberto, donde se encuentra un banco rojo en uno de los boulevares.

Después, avanzaron por San Martín hasta el Juzgado de Paz y desde allí continuaron por la principal arteria céntrica hasta la Municipalidad. Una vez allí, un grupo subió al primer piso y desde el balcón del Concejo Deliberante leyeron el documento que transcribimos a continuación.

La marcha prosiguió hacia la Iglesia Evangélica ubicada en San Martín al 300 y desde allí avanzaron hasta la Fiscalía, donde reiteraron con fuerza el reclamo por los casos de abusos sexuales y femicidios ocurridos en nuestra ciudad.

El documento

Elaborado por la Asamblea Organizadora del 7° Paro Internacional de mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis, trans, intersexuales y no binaries 2023 de Luján, señala lo siguiente:

Hoy paramos porque la deuda es con nosotras y nosotres, no con el Fondo Monetario Internacional. Hoy es 8 de marzo y en Luján nos convocamos a un Paro Plurinacional Feminista, un grito internacionalista contra el capitalismo patriarcal.

Paramos convencides de que nosotres movemos el mundo y hoy nosotres y nosotras lo paramos, para que nuestras luchas de cada día contra la opresión y la explotación de nuestros cuerpos se escuchen. Las y les que trabajamos formalmente, las y les que no, las y les precarizades, las y les que nos organizamos en los barrios, en comunidad para sobrevivir día a día.

Estamos hartas y hartes de la precarización de nuestras vidas ¡somos la primera línea de la vida de los pueblos! Hartes de gobiernos que siguen dándole vida a este sistema capitalista y patriarcal que nos silencia, nos descarta, nos somete y nos asesina. Respondemos con furia y organización. Volvemos a parar en nuestros lugares de trabajo, de estudio, en las plazas, en nuestras casas y en nuestras camas. Para hacer visible la opresión en todos los ámbitos, para gritar que la deuda más importante de este país no es con los gobiernos al servicio del FMI, sino con nosotres y nosotras, porque supimos entender que somos capaces de parar el capitalismo patriarcal.

Luchemos en conjunto para poner en pie un consejo de mujeres, lesbianas, travestis y trans con autonomía de los gobiernos de turno, al servicio de nuestras necesidades reales. Basta de recortar ayudas, complementos y subsidios. ¡basta de revictimización estatal! Basta de seguir ajustando a los sectores más empobrecidos, a las mujeres y disidencias que menos tienen.

Es PARO PLURINACIONAL porque las opresiones, los martirios, las violaciones y comercialización de nuestros cuerpos, INVISIBILIZADOS Y COLONIZADOS, siguen siendo prácticas actuales de dominación. No se han borrado en nuestra memoria ancestral esos dolores, pero tampoco las luchas de nuestras abuelas y nuestras madres. Nos reconocemos diverses en nuestras identidades y en nuestros pueblos.

Hoy paramos para hacer escuchar la rabia de les y las originarias, víctimas de múltiples violencias colonialistas, cuyos cuerpos están en la defensa de nuestros territorios del modelo extractivista, de un sistema agrícola que nos envenena con la complicidad y el accionar de las grandes corporaciones internacionales que propagan el ecocidio en nuestra tierra. Una vez más estamos en huelga feminista para parar la explotación de nuestros cuerpos y territorios. Porque a pesar de las normativas y leyes logradas por la lucha popular, nuestros territorios siguen siendo saqueados y nuestros alimentos siguen siendo envenenados por el agronegocio, asistidos y avalados por gobiernos que priorizan ingresos de divisas por sobre el bienestar y la salud de sus pueblos. Basta de fumigaciones. Basta de saqueos, el agua vale mucho más que el oro. Basta de políticas extractivistas. No a la megaminería en nuestro territorio. Como nos sembró Berta Caceres, asesinada por defender el río, decimos ¡despertemos humanidad ya no hay tiempo!

Nos deben trabajo digno, territorios libres, alimentos sanos y agua potable para los pueblos. Son los reclamos que corren desde Latinoamérica hasta Kurdistán. Y, de este modo, reivindicamos también la lucha de las mujeres kurdas y con ellas decimos: MUJER, VIDA Y LIBERTAD.

Paramos hoy y venimos a solidarizarnos con el pueblo peruano que está en las calles resistiendo un Golpe de estado. Todo el pueblo peruano resiste el embate racista y se une para gritar con fuerza ¡FUERA DINA BOLUARTE!, que negocia para el ingreso de las transnacionales en el Perú y habilita abiertamente el extractivismo en nuestros territorios. Porque sus reclamos son los nuestros y los que surgen como un único grito en toda Latinoamérica: hartas de atropellos sobre nuestros cuerpos y territorios! ¡somos la primera línea! ¡no pasarán!

Paramos hoy para exigir la liberación de todas las presas políticas. Exigimos la Libertad a las mujeres mapuches que aún están presas luego de ser desalojadas en Octubre de 2022 de su territorio ancestral en la llamada Villa Mascardi y que se cobró la vida de Rafael Nahuel en intentos de desalojos anteriores. A pesar de las promesas del gobierno nacional y provincial, y del compromiso asumido por Parques Nacionales, aún no se concreta lo acordado por parte de los gobiernos y no pueden regresar a su comunidad, permaneciendo detenidas en Bariloche con sus hijes. Exigimos la liberación de todas y el regreso de la Machi Betiana, autoridad ancestral mapuche a su territorio. El pueblo mapuche antecede al Estado Argentino, a pesar de los discursos negacionistas que buscan oportunismos electorales y, también, a pesar de la tibieza del gobierno nacional y provincial para hacer respetar y procurar la restitución de las tierras ancestrales al pueblo Mapuche. Reclamamos la libertad de Milagro Sala de inmediato.

Nuevamente, somos nosotres quienes nos plantamos y le hacemos el único paro general al gobierno del Frente de Todos, ya en su cuarto año de gestión. Le paramos al gobierno de Alberto Fernández, Axel Kicillof y Leonardo Botto porque entendemos que, junto al poder judicial, son los responsables políticos en las esferas nacional, provincial y municipal de todo lo que en este documento denunciamos, y exigimos. Este paro no es un hecho aislado, sino un hecho político producto de la organización feminista transversal que entiende la importancia de mantener la independencia a la hora de reclamar a todos los gobiernos, ya que la fuerza de la movilización viene cobrando cada vez más fuerza y comienza a habitar el interior de las diversas esferas públicas y privadas.

Paramos hoy porque el ajuste que se negocia con el FMI a espaldas del pueblo que trabaja, los tarifazos y la crisis económica nosotras y nosotres lo pagamos doblemente. La brecha salarial está por encima del 25% según datos actualizados ¡Paramos hoy porque las trabajadoras de sectores formales reclamamos a igual trabajo igual remuneración!

Esto se evidencia en nuestro creciente empobrecimiento material, el empeoramiento de nuestras condiciones de vida y la vulneración de nuestros derechos fundamentales. Somos las que trabajando en la informalidad, salimos a inventar maneras de criar niñeces y, en muchas ocasiones, nos convertimos en madres y abuelas de las niñeces de nuestros barrios. Somos las que nos hacemos cargo de los alimentos y cuidados de nuestras niñeces esperando que la justicia actúe protegiéndoles y les restituya sus derechos. Soportamos las demoras en el tiempo y, mientras esperamos que desde la justicia encuentren los domicilios de los progenitores irresponsables para notificarlos, progenitores irresponsables que no ahorran artilugios para esconderse y proteger sus ingresos, nosotras vamos criando infancias.

Somos madres, abuelas y tías haciéndonos cargo de esas crianzas con los recursos que podemos. Todas las tareas de cuidado, no sólo de les niñes, sino también de mayores y enfermos están a nuestro cargo. Por supuesto que lo hacemos con amor pero, como sabemos, el amor no cubre la canasta familiar. Lo que llaman amor es trabajo. Estamos de paro pero igual trabajamos ¡Las tareas de cuidado no paran! Necesitamos presupuesto para la creación de espacios de cuidado para niñes, ampliación del plazo de licencias por maternidad, paternidad y para familias monoparentales y homoparentales.

Acompañamos el Proyecto de Ley que hoy están haciendo las compañeras del Feminismo Villero en la Plaza del Congreso de la Nación para el reconocimiento salarial de las cocineras comunitarias. Decimos basta de explotación y precarización laboral, salario mínimo por encima de la canasta familiar.

Exigimos que el estado garantice mejores condiciones laborales para las trabajadoras autónomas y para las mujeres e identidades disidentes que trabajan en la autogestión. Basta de persecución laboral hacia madres que toman licencia por el cuidado de sus hijes.

Paramos hoy para exigir condiciones dignas de trabajo y estudio en nuestras escuelas. Estamos en emergencia edilicia. Empezamos las clases en escuelas que no tienen ventilación y con hacinamiento en los salones. Salones que carecen de calefacción en invierno, así como muchos edificios no reúnen las condiciones de seguridad para la población escolar, con obras sin terminar o con restos de obra y herramientas en los patios, y sin la entrega de los kits escolares. Es la misma desidia respecto de las escuelas que ya se cobró la vida de Sandra y Rubén en Moreno. Aun así, en estas condiciones, las y les trabajadores de la educación, seguimos luchando día a día para acompañar procesos educativos y lúdicos que permitan el desarrollo de nuestras niñeces y adolescencias en libertad.

Seguimos exigiendo la real implementación de la Educación Sexual Integral y decimos ¡basta de persecuciones desde ámbitos religiosos! La ESI es Ley y la implementación debe ser un hecho. CON TUS HIJES SÍ. Volvemos a exigir la separación de iglesia y estado. Tratándose de una institución que refuerza la cultura patriarcal en cada uno de sus mensajes y acciones, dificultando históricamente el acceso a nuestros derechos y libertades. Nuestro país es diverso, también, en cultos y creencias.

Exigimos la intervención acorde, especializada y en tiempo real de las instituciones que deben dar respuesta a situaciones de vulnerabilidad de derechos de nuestras niñeces, que se visibilizan en ámbitos escolares y que luego de ser denunciadas se sostienen sin respuestas. La ley de violencia ganada en las calles por nuestros reclamos sigue sin implementarse en lo real. Compañeras de la educación necesitan su licencia por violencia de género y, aun en estos contextos, se les sigue negando ese derecho. De la misma manera, la necesitamos para que las estudiantes de nuestras escuelas no sean maltratadas y violentadas por sus parejas. Paramos y luchamos día a día para que los estudiantes varones no sientan el deber de responder a las masculinidades estereotipadas. Para que las, los y les estudiantes sean reconocides, nombrades y respetades en la identidad que se auto perciban.

Paramos porque Decimos NO al abuso sexual infantil. El S.A.P. no existe. Existen Abusadores. Somos las madres protectoras que gritamos “Los Niños, las niñas, les niñes NO MIENTEN cuando hablan de abuso”. A la Justicia Misógina y Patriarcal le decimos: Arco Iris con su mama y cada niño, niña y niñe con quienes les protejan y cuiden de los abusadores. Exigimos la absolución de Nancy Montiel, que está presa por denunciar un abuso sexual. En 2022 logramos con la lucha que Nancy volviera a su casa junto a sus hijes. ¡Defender a un hijo no es un delito!

Paramos hoy para exigir al estado que se deje de burocratizar el cumplimiento de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en instituciones de salud públicas y privadas. Basta de dilaciones y objeción de conciencia. Basta de violencia por parte del personal de salud a la hora de tener que efectivizar esta práctica y cualquier práctica obstétrica. Gritamos basta de violencia obstétrica. Reclamamos por un personal de salud capacitado en perspectiva de género y por un presupuesto acorde. Las trabajadoras de la salud paramos reclamando partidas presupuestarias para insumos, condiciones y salarios dignos. Nos llaman esenciales pero nos tratan como desechables ¡Basta de precarización laboral a las trabajadoras de la salud!

La justicia patriarcal insiste en arremeter contra nuestros derechos, los que ya hemos conseguido. Es por eso que La corte suprema busca reabrir el debate en torno al aborto. No es para nada inocente la decisión de volver a poner en agenda este tema, por parte de la misma corte que siempre juega de la mano con los sectores conservadores. Queremos dejar en claro que no vamos a retroceder ni medio paso en la defensa de los derechos que nos pertenecen. Recalcamos la importancia de la división de poderes. Que la justicia respete y haga respetar un debate ya saldado en el Congreso.

Paramos hoy para reclamar la implementación efectiva de la Ley Micaela en todas las áreas del estado municipal y exigimos una sanción acorde a su incumplimiento. Exigimos la paridad de géneros en los cargos ejecutivos y judiciales. Pedimos financiamiento y voluntad política para el ejercicio de políticas públicas de calidad y con perspectiva de géneros transversal, ampliación del presupuesto para la dirección de géneros y diversidades, fortalecimiento de los equipos profesionales y promotores territoriales para el acompañamiento y prevención de la violencia machista en nuestra ciudad.

No nos callamos más ante el acoso psicológico, moral y sexual al que somos sometidas y sometides históricamente en nuestros espacios de trabajo, en las calles, en el transporte público y privado, en las instituciones educativas, así como en todos nuestros ámbitos de desarrollo. La violencia a la que nos vemos expuestas y expuestes es cotidiana y estructural. Es por eso que, por ejemplo, en este momento tenemos 376 funcionarios públicos denunciados. Exigimos el efectivo tratamiento y aprobación de la ordenanza de acoso callejero, la formulación y aplicación de protocolos de acción ante situaciones de violencia de género y acoso en instituciones públicas y privadas, y que estos se pongan en marcha sin revictimización y de manera inmediata, también en el ámbito de la gestión municipal.

Paramos hoy para decir basta de encubrimiento a los abusadores y femicidas. Denunciamos la complicidad mediática en medios locales en cuanto al tratamiento de las cuestiones de género en nuestra ciudad: es imprescindible la regulación de los mismos para incorporar perspectiva de géneros en el tratamiento y difusión de las múltiples manifestaciones de la violencia machista que sufrimos.

En este paro internacional feminista, exigimos que los sindicatos que nos representan trabajen la violencia de género en el interior de estos, así como también la falta de equidad en los lugares de poder. Decimos basta al amparo de violentos dentro de estas instituciones.

Este 7° paro internacional de Mujeres, Lesbianas, Bisexuales, Travestis, Trans, Intersex y No Binaries sigue haciendo historia y no vamos a retroceder ni un solo paso en esta lucha. Hoy aquí somos muches, pero sabemos que no estamos todes: en Argentina cada 29 horas nos arrebatan a une compañere, y la justicia patriarcal y el Estado son responsables.

Denunciamos al poder judicial y su letargo en intervenciones, producto de prejuicios patriarcales, producto de la falta de equipos para reales y efectivas intervenciones en situaciones de violencia que eviten femicidios y transfemicidos Las estadísticas no nos cierran: los femicidios y transfemicidios van en aumento año a año y la naturalización de la violencia no conmueve a funcionarios públicos que se contentan con bajar puntos estadísticos, modificando indicadores. Exigimos a los jueces fallos contundentes que protejan y hagan justicia para quienes hemos sido víctimas de estos delitos. Con esta justicia no hay derechos ni democracia.

Las trabajadoras judiciales de equipos de violencia que se comprometen con compañeras violentadas terminan siendo los fusibles de las situaciones de violencia sin poder intervenir, y siendo a su vez víctimas de la violencia institucional que se ejerce sobre ellas.

Seguimos gritando en cada esquina, en cada acto, en cada recital, en cada pared ¿DÓNDE ESTÁ TEHUEL? Acentúamos en este sentido la responsabilidad política del gobernador de la provincia de Buenos Aires y su ministro de seguridad Sergio Berni. Exigimos, además, la absolución de Pierina Nochetti, compañera judicializada por pintar este reclamo. Las paredes se limpian. Tehuel y las pibas siguen sin aparecer.

Paramos hoy porque siguen vigentes las redes de trata. La complicidad de los gobiernos provinciales, junto con las fuerzas de seguridad, hace lejano su desmantelamiento. Exigimos a los poderes Municipales, Provinciales, Nacionales y al poder Judicial que hagan efectivas las medidas, porque las pibas que nos faltan “no están perdidas, son desaparecidas para ser prostituidas”. Exigimos acompañamientos eficientes y con presupuesto para las compañeras y les compañeres que logran salir de esos infiernos.

Hoy paramos y queremos que se vea y que se escuche nuestra lucha, nuestra lucha de cada día. hoy paramos y día a día continuamos luchando contra todo tipo de explotación. ¡hasta que conquistemos la igualdad con lucha y eso sea parte de nuestra vida cotidiana! ¡hasta que todo sea como lo soñamos! ¡abajo el patriarcado, se va a caer!