El diapasón de su guitarra apunta hacia el otro lado, un poco porque la mano izquierda así lo dispone y otro tanto también como gesto casual o no de esa decisión y sentir no tan convencional o esperado o hasta lógico, porque Tomás tiene 16 años y hace música de esa que se hizo antes que él naciera.

De ahí viene con el rock, de una infancia escuchando lo que en la casa se escuchaba y se escucha. De ahí viene y ahí está haciendo acordes con su mano zurda y siendo inmensamente él en esos acordes como esencia contada y cantada, de la elección de vida: la música.

Tomi Caputto es “Eroda” y lleva ese nombre elegido para su carrera artística y musical como quien lleva el DNI que se abre y señala algo innegable: la vocación.

Entonces, con la vocación escribe, canta, compone, comparte y le pone al mundo más música.

“Arranqué desde muy chico con esto porque en mi casa se escuchaba mucha música internacional y nacional también y por eso es que tengo mucha influencia de artistas que quizás no son los de mi generación sino de antes, de décadas como la de los 80”, nos contaba el joven músico, que con Alejandro y Cecilia -sus padres- conoció los decirles en música de Fito Páez, Juan Carlos Baglietto, Charly García, entre otros exponentes del género musical que ahora él, vive y revive.

“Por temas de trabajo de mi papá, viví en varias ciudades aunque en Luján vivo ya hace 8 años y cuando me mudé acá conocí a un profesor de música -David Juárez- que fue con quién pude aprender un montón de instrumentos y también el uso de la voz. Con él se nos ocurrió la idea de grabar los temas que yo compongo, así que llevamos todo a un estudio de grabación con un productor -David Desivo- que produjo mis canciones y bueno, ya hace 2 años que estoy con todo esto, produciendo mis canciones y armando shows en vivo”, decía señalando algo fundamental en la mirada hacia el querer crecer.

“Estoy muy contento porque he tenido la oportunidad de conocer gente que se sumó y armé una banda, así que más allá que es un proyecto como solista es un proyecto en grupo también”, expresaba desde esa importancia que siempre tiene el sentirse con el acompañamiento de sus pares a la hora de la música, entonces ahí suenan los nombres de Malena Delucchi en piano, Lucas Scardulla ante la batería, Lucas Vallejos en guitarra y Patricio Mullen en bajo, pares en la vivencia cotidiana de la música.

“Es una banda grosa que me acompaña en los shows en vivo, eso me pone muy contento, recibir ese aporte artístico”, subrayaba Eroda y también remarcaba la importancia que han tenido y tienen otros artistas que le han marcado con experiencias, su andar.

Cantando y contando

Eroda cuenta cantando un tiempo de amor y playa y entonces, el mar suena ahí, en la garganta, en los acordes que van y vienen por el diapasón, como la marea. Luego habla en melodía del Golden y el Labrador y esos perros imaginarios o no, trastocados en personas o no, se hacen nostalgia con ritmo. Porque Eroda, cuenta y mucho, en sus canciones.

“Generalmente las canciones que escribo son experiencias propias, pero también surgen de otras historias, de un momento que se va, gente que conocés, que pasan por tu vida, yo creo que no podría escribir una canción de algo que me pasó hace dos o tres años, sino cosas que me pasan en el momento. Soy de escribir la letra y después la música, siento que la letra me sale más fácil”, detallaba.

Y en esa línea, reflexionaba acerca de los géneros musicales que están teniendo furor entre los jóvenes por estos tiempos: “Capaz hoy se escucha mucho otro tipo de música, pero hay igual un gran público de rock, aunque cambió en mi generación lo que se escucha, pero si uno hace lo que le gusta, va. Entonces más allá de los cambios y la moda, cuando hacés lo que te gusta a la gente le llega”, afirmaba sosteniendo la decisión de mantenerse por el camino de los sonidos elegidos, con la música que se escuchaba antes que él naciera, música en la que es feliz y hace felices, claro, a un gran público que también enarbola la bandera del rock.

En vivo

“El mayor miedo lo perdí en el escenario junto a David Juárez y luego pudimos hacer un show en el Teatro ‘La Mariana’. Este año estuvimos en un bar y bueno, creo que tocar en vivo es esencial no solo para que la gente te conozca sino para tener esa experiencia para contar y compartir”, mencionaba haciendo referencia al show que se viene este domingo 30 de junio, a las 20, en el bar ubicado en Almirante Brown y Rivadavia. Espacio donde han y están pasando artistas de renombre en el rock nacional. Y ahí, lógica y merecidamente, estará Eroda.

“Estamos armando un show muy grande. Vamos a ser 6 o 7 en el escenario y un par de invitados también. Estamos ensayando a full y ojalá que pueda ir mucha gente”, se ilusionaba.

En la lista de temas para la ocasión hay 6 temas propios y el resto covers de Air Bag, Fito Paez, Charly García, Red Hot Chilli Pappers, entre otros.

“Perder el miedo de mostrar la música que uno hace”, decía el músico ante esta ya nueva e inminente presentación. “Quizás hoy en los chicos de mi edad no se ve lo mismo subir una historia a las redes con una canción como éstas, entonces hay que perder el miedo a mostrar esa música”, señalaba desde sus 16 años, agradecido de la música “de antes” y hacia quienes se la presentaron y compartieron: su familia.

“Gran parte de lo que soy es gracias a ellos”, sostenía Eroda que es Tomi, abrazado a la guitarra de zurdo, apoyado en el camino ya recorrido y encontrando en el brillo del acero de las cuerdas, la luminosidad del hacer lo que lo apasiona.

La bandera del rock sigue alta, suena también al aire de las nuevas generaciones y Tomi Caputto -Eroda- le pone diapasón y voz al camino de la música.

Para escucharlo y seguirlo, acá están sus redes

Instagram: https://www.instagram.com/erodaoficial?igsh=bm9sbzJ6NXRkcGZm&utm_source=qr

Spotify: https://open.spotify.com/artist/5WdwJ5nh8HnEOWMjhymhkb?si=UIq84bV6Rjq3ANFqJDvERw

YouTube: https://youtube.com/@erodaok?si=HHPVjiBpvSKjdRn8