Esta vez, la larga hilera en la vereda del cine, estuvo copada por ellos. Ellos, amigos, ellos vecinos, ellos con su infancia compartida en las calles de su barrio ahí donde uno de esos tantos días de encuentro en el lugar que los contiene, ayuda y acompaña -el Comedor Granito de Arena- surgió la posibilidad de algo tan lindo como especial. “¿Y si vamos todos juntos al cine?”

Entonces, con la idea llegó el contratiempo lógico desde lo económico pero también, llegó la propuesta para que entre algunos o muchos, se pudiera concretar esa idea de una jornada en una sala de cine para los chicos que asisten al Comedor, recibiendo el “padrinazgo” con una entrada, algo que se fue multiplicando para llegar entonces al cine el 22 de junio y tener a toda pantalla colorida y en intermitentes saltos de alegría en las butacas, la película elegida.

A cada día

Desde el amor, desde la vocación solidaria, desde el tener en cuenta a todos y cada uno de ellos y cuidando todos los detalles, Lucía Zárate, referente del Comedor, que como si estuviera dirigiendo un film, le viene poniendo hace años la mirada y acción, la tarea, el esfuerzo, la transparencia y organización necesaria para que un espacio sublime y necesario como lo es un comedor/merendero, pueda sostenerse en el tiempo y sostener gran parte de la vida cotidiana de sus asistentes y dentro de ellos, aquellos tan especiales: los chicos.

Y para ellos, esta vez, también el cine. “Compartimos mucho entusiasmo y sobre todo muchas risas tanto niños como grandes, esta experiencia fue gracias a muchos que colaboraron con donaciones para que cada uno tenga su entrada, una gaseosa y riquísimos alfajores. Infinitas gracias, principalmente gracias seños Verónica Gaglia, Andrea Fabiana Frascaroli y Mónica Virginia Soler por la hermosa iniciativa” decía Lucía desde sus redes sociales, palabras que confirmó y acentuó en diálogo con LUJANHOY.

“Fue una hermosa experiencia salimos con todos los niños que vienen durante la semana al Comedor y fue posible gracias a la colaboración de mucha gente, quedó demostrado el poder de un granito de arena , porque hicieron felices a muchos chicos y adultos, los que también disfrutamos muchísimo!”

Y claro, cuando más se ponen a la par, cuando llegan corazones para recorrer los días juntos, cuando hay más manos abriendo días, las posibilidades son más cercanas y eso aportan ellas, “las seños”, las que luego de toda una etapa laboral de sus vidas en la docencia, decidieron acercarse a “Granito de Arena” para continuar siendo lo que siempre serán: docentes.

“La iniciativa fue tomada por las seños que vienen cada miércoles y jueves a trabajar con los chicos, que son Mónica Soler, Andrea Frascaroli y Verónica Gaglia, ellas enseguida se pusieron en campaña” decía Lucía con el sentir del agradecimiento por esta propuesta impulsada por quienes además, coordinan los encuentros de apoyo escolar en el espacio del Comedor del barrio San Jorge, Los Jazmines 672.

“Estamos pensando en otros paseos” mencionaba la referente de Granito de Arena que además, ya está convocando a la comunidad para la campaña del Día del Niño, por lo que solicitan la donación de todo aquello que pueda ser disfrutado en la kermes que van a organizar el 18 de agosto en la Placita del barrio: juguetes en buen estado y golosinas -para entregar como premio- y por supuesto, bienvenida será toda otra que como “tesoros” ricos o divertidos sumen color y alegría a lo que late inmensamente y es notorio que la gente del comedor aporta: el corazón.

Al 2323 608447 se espera ese llamado, ese mensaje, ese abrazo. Porque en “Granito de Arena” siempre hay mucho para hacer y sobre todo, dar.