Integrantes de la Comisión de Seguimiento de las Relocalizaciones tras la reunión mantenida el martes en el Instituto de la Vivienda

El martes pasado, integrantes de la Comisión Mixta de Control y Seguimiento de las Relocalizaciones de las familias inundadas a las viviendas sociales del barrio Santa Marta se reunieron en La Plata con autoridades del Instituto de la Vivienda de Buenos Aires (IVBA) para tener mayor claridad sobre el estado de situación de las 58 viviendas para las familias inundadas.

En dicha gestión participaron, además de la comisión, la directora general de Obra, Patricia Belloni; Sergio Resa; el secretario de Obras Públicas, Marcelo Gutiérrez, y el representante técnico de la Cooperativa Santa Marta, Carlos Martorello.

Tras la reunión, desde la comisión señalaron que “la obra se reanuda: la empresa constructora acepta la propuesta económica de actualización del IVBA, que por otra parte indicó que si la empresa no aceptaba, se debería rescindir el contrato”.

“Los funcionarios de Provincia establecieron que entre 7 y 10 días (a partir de 14 de mayo) estarían estimando para que se realice un desembolso de dinero en las arcas municipales. Una vez efectuado el depósito, el Municipio y la Cooperativa Santa Marta deben firmar un acta acuerdo en la cual haya un cronograma de obra con el compromiso de entrega. Informalmente, han establecido un plazo de aproximadamente cinco meses para la entrega de las 58 viviendas”, detallaron.

Cuestiones para estar en alerta

Por su parte, explicaron que “los funcionarios del IVBA mencionaron también que a esta situación hay que añadirle un componente más que es la cuestión de infraestructura. La construcción de la planta depuradora -que no solo tiene como objetivo abastecer a las 202 viviendas para inundados sino a todo el Bloque de barrios ‘Los Santos’, está paralizada. Las autoridades afirmaron que sin la culminación de la planta no se pueden entregar las viviendas”.

Al respecto, sostuvieron que “la paralización de esta obra se debe a que la financiación, de unos 15.000.000 de pesos, correspondía tanto al IVBA como al Municipio. Y como desde Luján no se pudo disponer de dicho monto (en su momento se iba a utilizar el Fondo de la Soja pero dicho fondo ya no está vigente), la planta depuradora quedó a medio hacer”.

Y agregaron que “en estos momentos el IVBA lleva adelante gestiones para que lo que resta por construir de la obra sea asumido financieramente por parte de la Secretaría de Viviendas de Nación. Ese organismo ha explicitado que se haría cargo de solventar el gasto, pero la ‘traba’ para destinar los fondos corresponden a la aún no finalizada regularización dominial del macizo en que están asentadas las viviendas y la planta”.

Los próximos pasos

“De ahora en adelante, entonces, debemos seguir luchando para que no sólo se reactive la construcción de las 58 viviendas, sino ‘apurar’ para que la situación dominial se regularice por completo y que la Secretaría de Viviendas desembolse el monto establecido para terminar la obra de infraestructura”, indicaron.

A su vez, remarcaron que “el panorama, como de costumbre, es difícil y arduo. Pero lo que más indigna es el grado de irresponsabilidad con el que las distintas entidades involucradas llevan adelante este plan de viviendas totalmente vencido en plazos y promesas”.

Y en ese sentido, recordaron que “se cumplen en julio cuatro años de la firma del consorcio urbanístico que permitió soñar con una casa fuera del agua. Los vecinos no se resignan a que sea solo un sueño. Desde la Comisión de Control y Seguimiento tampoco”.