Este jueves cerca del mediodía, tal como informara LUJANHOY, fueron hallados restos de un cuerpo humano en la vereda de Alem 1069, entre San Martín y Mitre. El hecho fue descubierto por un joven que pasaba caminando y al ver chatarra y bolsas de residuos en la vereda comenzó a buscar para determinar qué le servía. Y fue allí cuando descubrió los restos de un cuerpo envueltos en bolsas de nylon.

En este sentido, minutos antes de las 19.30 la Policía emitió un parte de prensa en el que brindó algunos detalles de la investigación. Y tal como había adelantado este medio, confirmó que en el interior de la vivienda estaba levantado parte del piso en una habitación, donde hallaron más restos óseos.

En primer lugar, indicaron que “a las 17.50 finalizaron las tareas del personal de Científica en la calle Alem 1069 entre San Martín y Mitre”. Y respecto de lo sucedido, resumieron que tomaron conocimiento cuando efectivos “fueron informados que en la vereda de una vivienda se encontrarían restos humanos. Y apersonados en el lugar, se observa entre la basura un cráneo humano con restos de cabello y lo que sería un hueso de fémur”.

Luego, ya con la presencia de la Policía Científica en el lugar, descubrieron que envueltos en bolsas de nylon de color azul y negra -las cuales estaban atadas con un hilo blanco-, se encontraban el torso y los huesos de la pelvis y las extremidades.

Por su parte, en referencia a lo descubierto en el interior de la vivienda, detallaron que “habían levantado un piso flotante y se hallaron restantes restos óseos, tratándose del cuerpo de una persona aparentemente de sexo femenino de antigua data”.

Y añadieron que “la finca se encontraba cerrada sin moradores desde el año 2019, cuando por causas naturales falleció la única ocupante del inmueble, quedando la misma cerrada a la espera de familiares directos”.

En tanto, ante lo ocurrido este jueves, “se localizó a un primo de la propietaria, disponiéndose la entrega en carácter provisorio del inmueble por parte de sede fiscal”.

Y respecto de los restos hallados, aseguraron que “no presentan signos de violencia”, aunque aclararon que eso se determinará “en forma específica con los estudios óseos correspondientes”.

En el marco de la investigación, fuentes policiales consultadas reiteraron lo señalado este jueves por varios vecinos, quienes dijeron que en los últimos días vieron movimientos en la casa ubicada al 1069, en la cual personas que aún no fueron localizadas realizaron una limpieza y luego depositaron en la vereda una cocina, maderas y bolsas, entre ellas, las que contenían los restos humanos.

Por eso, los investigadores intentarán determinar si alguna de las cámaras de seguridad públicas y privadas de la zona lograron captar a estas personas.

Por el momento, la hipótesis más fuerte que se maneja es que los restos pertenecerían a la madre de la mujer que vivía allí hasta hace poco más de un año y medio, cuando fue hallada muerta por el jardinero.

En el hecho interviene la UFI N° 10, que inició una investigación caratulada “averiguación de ilícito”.