Foto: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

Luego de una resolución firmada por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, y pese a los momentos de tensión vividos por los inspectores ante el reclamo de empleados, la Brigada de Control Ambiental (BCA) finalmente clausuró esta mañana el Zoo Luján en un operativo encabezado por el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky.

La decisión de la cartera ambiental nacional fue tomada en base a “las numerosas denuncias recibidas a lo largo de los años en relación al maltrato animal por parte del establecimiento, a las constantes negativas a responder a las intimaciones previas para presentar un plan de reconversión y por las irregularidades detectadas en las sucesivas inspecciones de los agentes de Control y Monitoreo, que acreditaron en repetidas oportunidades las violaciones a la normativa legal vigente en la materia, en especial a la ley provincial de zoológicos, y las leyes nacionales de Conservación de la Fauna y la General del Ambiente”, señalaron en el sitio argentina.gob.ar

“La sociedad está reclamando otra relación entre las personas y los animales, no es solo del Zoo de Lujan, pero el Zoo de Luján sí ha incumplido con las normas”, apuntó Federovisky.

La medida que dicta la clausura preventiva total del establecimiento obliga al zoológico de Luján a presentar un programa de reconversión, a contar con la inscripción y habilitación de la provincia de Buenos Aires, la cartera de Ambiente nacional y la Municipalidad de Luján, a presentar el inventario de todo su plantel faunístico y a velar por el bienestar y la alimentación de los animales hasta que se cumpla con lo ordenado. Además, se exige la presentación de información sobre el marcaje de los ejemplares y el rastreo satelital de todos los animales, ante las numerosas denuncias de decesos y comercio ilegal.

El Ministerio inspeccionó el zoológico en reiteradas oportunidades, “constatando inconsistencias entre el plantel relevado y el declarado, como así también divergencias entre el libro de altas y de bajas”, informaron.

Foto: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

El 2 de septiembre la Reserva Zoo Lujan S.R.L. fue intimada en forma conjunta por el Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, el intendente del Municipio de Luján y el secretario de Control y Monitoreo Ambiental para que en un plazo de 72 horas presente el plan de adecuación del zoológico, “acción que se había comprometido a asumir ante las autoridades en febrero y que incumplió”, recordaron.

Pero ante la falta de respuesta a esta última intimación, este lunes se realizó el operativo de clausura, que fue llevado adelante por los inspectores de la Brigada de Control Ambiental de la cartera nacional y autoridades del Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires.

Discusiones e Incidentes

Durante la clausura, los trabajadores se hicieron presentes y reclamaron que “nos vamos a quedar sin trabajo. Cuando algo anda bien, lo quieren cerrar y que no ande más nada; acá venía gente de todo el mundo”, planteó uno de los empleados ante las cámaras de algunos medios nacionales que se encontraban en el lugar.

“Solo pedimos que nos dejen trabajar, se están agrandando las jaulas. Estamos dispuestos a reestructurarlo como debe ser”, afirmaron, al tiempo que requerían saber quién se va a hacer cargo de los 300 animales que hay en el establecimiento.

Luego, se produjeron enfrentamientos. De un lado, trabajadores del Zoo. Y del otro, exempleados y personas que aparentemente representaban a asociaciones protectoras de animales. Y además de las corridas y los golpes de puño, que obligó la intervención de la Policía, también se arrojaron piedras contra una camioneta. En este sentido, los trabajadores apuntaron que el dueño del rodado no era un ambientalista sino un extrabajador del zoológico.