“A pocas semanas de integrarse Luján a la Red Nacional de Municipios y Comunidades que Fomentan la Agroecología (RENAMA), nos siguen fumigando”, apuntaron desde la Asamblea EcoAmbiental de Luján a través de un comunicado titulado “La pandemia del envenenamiento sigue avanzando”. En ese marco, denunciaron dos nuevas fumigaciones y reclamaron al Municipio una intervención más efectiva.

En primer lugar, señalaron que “el jueves 7 de enero alrededor de las 12.30, integrantes de la Asamblea EcoAmbiental de Luján recibimos la notificación de una fumigación/pulverización en un campo ubicado en la ruta 6 y ruta 7, el mismo que ya ha sido denunciado por realizar dichas acciones en el año 2019, en horario escolar
afectando a estudiantes y docentes de la EP Nº 22 ‘José Hernandez’, institución escolar lindera al campo. Recibimos la noticia documentada en imágenes y videos de lo citado, acerca de que esta pulverización/fumigación se estaba efectuando en un día de vientos persistentes, siendo que las ‘buenas prácticas agropecuarias’ señalan que no se puede pulverizar con viento”.

Ante esto, dieron “aviso al COM (Centro Operativo de Monitoreo) de Luján, ya que desde Gestión Ambiental nos informaron que es el organismo interviniente en estos casos, pero el mismo no logra realizar la contravención correspondiente a dicha falta. Por lo cual, tampoco se puede saber si este aplicador de agrotóxicos contaba con la receta agronómica correspondiente, si el vehículo tenía registro y permiso de circulación, datos que parecen irrelevantes, pero que de cumplirse garantizarían la Salud de quienes habitamos las zonas cercanas a tierras fumigadas”, indicaron.

Por su parte, relataron que “para sumar preocupación y desamparo, el viernes 8 de enero alrededor de las 12.30 recibimos otra notificación de una fumigación/pulverización en una zona cercana a viviendas, cercana al arroyo (curso de agua que debiera ser protegido) y en un día en el que también existía presencia de viento. Vecinos del barrio Valle Verde, lindero al campo, se acercan para documentar este hecho dejando registro y dando aviso nuevamente al COM”.

Y añadieron que “minutos más tarde se acerca el COM al lugar y nos comunica vía Whatsapp que la maquinaria que se encontraba fumigando no poseía la documentación necesaria de acuerdo a lo que dispone la Ley Provincial 10.699 en su Artículo 8°. Aún así, teniendo pruebas de variada índole y evidenciando el uso indebido de agrotóxicos de gran impacto a la salud y al ambiente, se habilita y se da continuidad a la circulación del vehículo, junto a una camioneta que provee en su cisterna, a la vista, Roundup y otros productos que no son detectados a simple vista. Se nos comunica también que dicho vehículo continuaría con sus tareas en el partido vecino de General Rodríguez”.

Por último, plantearon una serie de interrogantes: “¿El conductor y trabajador de ese campo, conoce los riesgos que provoca a su salud la exposición a esos venenos sin protección? ¿Hasta cuándo? ¿Quién responde? ¿Hay responsables? ¿Es incompetencia, falta de información o falta de voluntad política? ¿Quienes garantizan nuestros derechos? ¿Con qué cara nos hablan de salud, cuando a pocos mt nos envenenan? ¿Cuál es la verdadera Pandemia? ¿Hasta cuándo soportamos que nos sigan envenenando?”

“Podríamos citar varios artículos que amparan nuestro reclamo, desde internacionales, nacionales, provinciales y municipales. Pero nos resuena esta simple pregunta: ¿Acaso no es la salud un derecho básico?”, completaron desde la Asamblea EcoAmbiental de Luján.