Una postal de años anteriores, carros tirados por caballos llegando a Luján.

En el marco de las reuniones con asociaciones tradicionalistas y círculos criollos, el Municipio anunció algunos avances en la organización de la Peregrinación Gaucha.

Tal es así que, al igual que el año pasado, no habrá una peregrinación a nuestra ciudad sino que se llevará a cabo un desfile tradicionalista.

En las últimas horas, desde el gobierno local adelantaron que habrá Corredores Seguros, donde se realizará un control veterinario de los animales que ingresen a la ciudad y la fiscalización de dicho formulario de inscripción.

Sin embargo, al igual que en ediciones anteriores, desde algunos sectores no están de acuerdo con la medida implementada por la Municipalidad de prohibir la peregrinación y reclaman participar de esta actividad tradicionalista como lo hacían años anteriores.

En ese sentido, en las últimas horas, la Asociación Protectora de animales “Más amor animal” emitió un comunicado para referirse a este tema que se titula “La peregrinación a caballo a Luján está prohibida. No más tortura disfrazada de cultura”.

“Hemos estado ausentes en nuestras redes, avocados como cada año a las reuniones y gestiones que conlleva la experegrinación a caballo, ahora desfile tradicionalista. Hemos sido el punto de ataque para carreros, gauchos y lamentablemente, proteccionistas que jamás han estado vinculados a controles ni trabajos en territorio en pos de lo que hoy se ha logrado, que parecen desconocer la labor que se ha llevado a cabo durante años y años a la orilla de la ruta”, indicaron desde la Asociación.

En ese marco, celebraron y acompañaron “la decisión municipal que se ha tomado en el 2021 y se ha reafirmado hoy en día de prohibir la peregrinación y transformarla en este desfile. Para nosotros lo ideal sería que ya no existieran ni desfiles, ni ninguna actividad disfrazada de cultura donde se utiliza a los caballos como atracción u objetos no quedan dudas, pero no podemos dejar de ver esto como una decisión histórica y un cambio radical”.

En esa línea, sostienen que no quieren “más muertes ni en el camino ni en la entrada de nuestra ciudad, no queremos muerte y maltrato para ningun animal en ningun ámbito. Queremos la prohibición de la tracción a sangre, la abolición de jineteadas y carreras. Eso está claro. Pero lo urgente hoy está cumplido, está efectivizado”.

“La protesta carrera de ayer no hace más que demostrar la necedad de algunos para reconocer actos atroces que han realizado por años y años. Fuimos nosotros quienes intentamos levantar caballos del suelo; quienes vimos las marcas y laceraciones en su piel, que no son del trayecto recorrido sino de la vida torturante que llevan día a día; los vimos exhaustos, caídos, tuertos, agotados, sin herraduras, con los cascos partidos, con pilchas inadecuadas, con sus suelas perforadas por clavos de herraduras de ultimo momento; los vimos reventados de cólicos por el maíz que les dan un mes antes para tratar de engordarlos para Lujan; los vimos llegar como podían y morirse delante de nuestros ojos; vimos carros con petisos de menos de un metro llevando corpulentos hombres arriba, como podían, sin que a nadie les importaran, yeguas a punto de parir traccionando sin parar, potrillos de tiro con sus patas agotadas”, agregaron.

Por último, expresaron: “Vimos la injusticia, la barbarie y la tortura disfrazada de cultura y no lo queremos más. No más peregrinación. No hay marcha atrás”.