Hay una sonrisa que conmueve. Que inspira. Que convoca. Que llena de luz y vida todo a su alrededor. El dueño de esa sonrisa es Joaquín Cabrera, un niño de 7 años que tiene sueños y una larga vida por delante para cumplirlos. Y para lograrlo, necesita la ayuda de todos.

Sucede que Joaquín necesita viajar a Barcelona, España, para realizarse un tratamiento, ya que a los 3 años le diagnosticaron un tipo de cáncer denominado neuroblastoma estadio IV, que es de alto riesgo. Y allí, en el viejo continente, hay grandes esperanzas de hallar la cura y vivir la vida que se merece. Plagada de risas y sueños por cumplir.

Por tal motivo, se creó la cuenta de Instagram @todos.por.joaqui. Y con ella, rápidamente comenzó a viralizarse la campaña solidaria para recaudar fondos y que Joaquín pueda viajar en los próximos 30 días a Barcelona.

Y en el marco de esta campaña, desde la cuenta de Instagram el propio Joaquín cuenta su historia y solicita ayuda.

“Hoy vengo a pedir tu ayuda. La batalla es difícil pero la vamos a pelear y para eso necesitamos de tu colaboración para poder llegar a Barcelona, donde voy a recibir el tratamiento que va a salvar mi vida”, señala.

Respecto de su historia, detalla: “Soy Joaquín Cabrera, bailarín nato y me gusta cantar y dibujar. Allá por agosto del 2019, a causa de un fuerte dolor en mis piernas, mis papas @mati83_cabrera y @nataliadaniele83 me llevaron a la guardia donde me realizaron distintas pruebas y no lograban detectar la causa. Finalmente, me hicieron estudios más complejos y así fue como a mis 3 años me diagnosticaron Neuroblastoma estadio IV, de alto riesgo”.

En esa línea, añade: “De un día para el otro todo en mi vida había cambiado y de pasar a jugar libremente pasé a vivir en un hospital donde transite este triste y duro camino: seis ciclos de quimio, una cirugía mayor y cuatro menores, un autotransplante de médula, 12 sesiones de radioterapia y 12 meses de inmunoterapia entre medio de punciones de médula, pinchazos, tomografías, PET, centellograma, laboratorios diarios y más”.

Después de todo eso, recuerda que “en julio de 2021 la enfermedad ya no estaba en mi cuerpo y parecía que era momento de comenzar a disfrutar de mi niñez nuevamente, con pequeñas pausas cada tres meses para comprobar que todo estuviera bien”.

Pero en julio de 2022 “el monstruo volvió y esta vez era más grande y más fuerte. Nuevamente me tocaba enfrentar la batalla siempre acompañado de mis papás, con quienes volvimos a transitar este camino, pero esta vez la batalla se puso más dura y luego de seis ciclos de quimioterapia, PET, análisis diarios y otros estudios las opciones se comenzaron a achicar, dejando como única opción recibir el mejor tratamiento para mí en Barcelona, en el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona”.

Y hacia allí partirá Joaquín con su sonrisa y sus sueños por cumplir. Seguramente. Porque la solidaridad, sin dudas, va a decir presente.

Como colaborar

Mercado Pago: Alias todosporjoaquitemp

PayPal: Alias todosxjoaqui

Link: https://linktr.ee/todosxjoaqui