El intendente Leonardo Boto reconoció este miércoles a las familias pioneras del recordado Barrio Wembley, destacando su aporte a la historia e identidad de la ciudad de Luján.

El acto se desarrolló en la flamante Plaza Wembley, ubicada en Humberto Primo y Lisandro de la Torre, el predio donde a partir de 1949 se asentaron las primeras familias con la necesidad de construir un hogar.

“A la Plaza Wembley, que se inauguró hace poco, había que terminar de darle la personalidad que tiene hoy. Es una alegría muy grande este rincón de nuestra historia, tan sentido, dónde a pesar de los problemas siempre reinaba el amor y el espíritu de comunidad, sobre todas las cosas. Hoy homenajeamos a esos vecinos y vecinas que fueron solidarios con otros cuando lo necesitaban. Felicitaciones a todas las familias, amigos y deudos que hoy nos acompañan”, expresó el intendente.

En este sentido, se realizó el descubrimiento de un cartel con una reseña sobre la historia del barrio y una placa recordando a las familias pioneras.

“Este barrio le dio a Luján y a la Patria muchos compañeros, varones y mujeres de raza, de calidad. Que hoy haya un monolito con los nombres de las familias, me da una alegría tremenda. Quiero agradecerle al Intendente por impulsar todo lo que hoy está pasando acá, por darle fé a todo este espacio”, sostuvo Enrique Peñalba, uno de los primeros representantes del barrio.

La jornada contó con la participación del Secretario de Obras Públicas, Daniel Domínguez, el Secretario de Desarrollo Humano, Federico Vanin, concejales, y un numeroso grupo de vecinos y miembros de las familias que habitaron el barrio.

Barrio Wembley

La barriada informal se empezó a construir en el año 1949. Contaba con pasillos internos y viviendas humildes. A fines de los años sesenta adoptó el nombre de Wembley.

Con el paso del tiempo, los vecinos se fueron trasladando a otros barrios de la ciudad y en 1993 la última familia dejó el predio con destino al barrio Villa del Parque.

Desde el año 2021, por iniciativa propia del Municipio, el predio se transformó en un espacio público para beneficio de toda la comunidad del barrio San Cayetano.