La Sede Central de la Universidad Nacional de Luján será Monumento Histórico Nacional, de acuerdo a lo determinado por la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos de la República Argentina, al entender que esta Sede es “un símbolo de la educación pública y gratuita en nuestro país”.

Según informaron desde prensa de la UNLu, la trascendente decisión fue tomada en forma unánime el jueves por todos los integrantes de la Comisión Nacional en su octava reunión plenaria del año. Y fue impulsada a solicitud de Andrés Mage, quien integra este organismo y es docente de la UNLu y anteriormente funcionario en distintos cargos de gestión.

Para dar a conocer esta decisión, Mage hizo llegar una declaración que recuerda que “La UNLu fue creada en 1972 por Ley 20.031, luego de un brillante trabajo de vecinos que conformaron, en agosto de 1969, la “Comisión Pro Universidad”.

También señala que este viernes 1 de septiembre se cumplieron “50 años de su primera clase. El hecho de que esa primera cursada haya sido de la materia Ecología señala solo una de las enormes innovaciones pedagógicas disruptivas con las que la Universidad Nacional de Luján revolucionó la Educación Superior en nuestro país”.

“Su dramático cierre en tiempos de la Dictadura Militar, dispuesto por la Ley 22.167, caso único en Argentina y también en América Latina, fue criticado unánimemente en el país y en el exterior”, sostiene.

“La tenaz lucha de la comunidad universitaria, de anónimos ciudadanos e importantes personalidades, hizo realidad el sueño de su reapertura, dispuesta al retorno de la democracia, por Ley 23.044. El 30 de julio de 1984 el Presidente de la Nación Dr. Raúl Alfonsín, celebró en un recordado discurso, la reapertura”, afirma el comunicado.

“En 2007, y por ley 26.319, también votada por unanimidad, el Honorable Congreso de la Nación estableció una Asignación Especial de Reparación Histórica con el objeto de recomponer las enormes pérdidas sufridas durante su cierre”, sostiene.

“A 50 años de esa primera clase están hoy más vigentes que nunca las palabras del Rector Emilio Fermín Mignone cuando dijo “… La idea central consistía en la concepción de una Universidad destinada a contribuir de manera eficaz al desarrollo integral de la región y del país, tanto en el aspecto económico como en el político, social y cultural. Ello implicaba una integración activa y participativa con la comunidad, de la cual nacía. Desarrollo, región y servicio son los tres aspectos básicos que animan el proyecto…”, finaliza el comunicado.