El 16 de mayo, Natalia y Matías, los padres de Joaquín, a través de la cuenta @todos.por.joaqui informaron que tenían una gran noticia para comunicar: la construcción de un anfiteatro en la Placita del barrio El Soleado, en Pueblo Nuevo.

La idea surgió a partir del dinero que había sobrado de la campaña realizada para mejor la calidad de vida de Joaquín. Y si bien donaron parte de ese restante a otras dos campañas, lamentablemente el dinero no llegó a destino. Por tal motivo, decidieron redestinarlo en esta iniciativa que, tal como señalaron recientemente a LUJANHOY, “es lo que mejor representa a nuestro ángel”.

Finalmente, el sábado y ante un gran marco de público, minutos después de las 14.30 se llevó a cabo la inauguración del Anfiteatro “Joaquín Cabrera”, justo el mismo día del cumpleaños del pequeño que batalló hasta el final por su vida.

Allí, mientras niños y niñas correteaban por el playón y la gente se iba ubicando sobre las gradas, el primero en hablar a la comunidad fue el secretario de Gobierno y Participación Ciudadana de la Municipalidad, Silvio Martini, quien además es familiar de Joaco.

“Quisiera centrarme en dos hechos que por ahí enmarcan todo lo que está sucediendo hoy. Un primer hecho fue cuando todo esto se conoció y no sabíamos cómo llegar a lograr algo que parecía imposible, y así familiares amigos, vecinos y logramos ese objetivo. Y esto tiene que ver con la colaboración infinita que vimos en la comunidad de Luján. Es por eso que agradecemos esa amabilidad y ese sentido común que cada uno de los lujanenses tuvo para ayudar a Joaquín”, sostuvo el funcionario.

Y otra de las cuestiones fue “cuando una tarde me junté con Natalia y Matías. Había quedado un remanente de dinero y había que destinarlo. Y yo les comenté que siempre los vecinos me habían manifestado la intención de tener un anfiteatro en nuestro pueblo, ya que nunca lo había tenido. Y las caras de ellos se iluminaron instantáneamente porque ellos también lo habían pensado en esto que clarifica lo que era Joaco para nosotros: un bailarín eterno”.

Luego, a través de un video, los papás de Joaco también le hablaron a todos los presentes: “Hoy es un día muy especial para nosotros no solo por este lugar sino porque Joaco hoy está cumpliendo sus 8 años. Solo tenemos palabras de agradecimiento. Esto fue posible fue gracias a la colaboración de cada uno de ustedes. Gracias al Municipio por ceder el lugar y autorizar la construcción del anfiteatro”.

También agradeció a “José María Muñoz porque dejar tu arte. Gracias a todas las manos solidarias que dejaron su arte en este anfiteatro. Tenemos nuestro angelito que protegerá por siempre este lugar. Gracias por todas las donaciones que hemos recibido con tanto amor. Feliz cumple amor de mi vida, hasta el infinito y mas allá”.

Luego, el intendente Municipal Leonardo Boto saludó “en este momento de mucha emoción a todos los que están hoy aquí. Gracias a mamá y papá de Joaquín por esta capacidad de amor, por esta redención del dolor en esto, en todo lo que han hecho, por ese gran amor que han puesto desde el minuto uno. Joaco esta presente, donde hay un chico está el también jugando. Gracias a los papás, a la familia y a la comunidad, que es fundamental en estos momentos”.

Más tarde, se leyó el decreto que precisamente le otorga el nombre de “Anfiteatro Joaquín Cabrera” a este nuevo lugar destinado para el arte y la música, y que se suma a la reciente Islas de juegos inaugurada a pocos metros por el Municipio.

El momento más emotivo -además de la inauguración de la silueta de un ángel- fue cuando la familia de Joaquín encabezó una suelta de globos de color violeta: el color preferido del niño que hubiera cumplido el sábado 8 años. Mientras que los papás de Joaco alzaron tres globos distintos con el nombre de papá, mamá y Joaquín y al mirar al cielo se emocionaron y se unieron en un fuerte abrazo.

Para finalizar, un grupo de niños, niñas y adultos bailó una coreografía que terminó con videos de Joaco bailando sus canciones preferidas.

El arte de Joaco

Si algo le faltaba a este anfiteatro para que contara con toda la esencia de Joaco era su otro amor por el arte: sus dibujos, que fueron el sostén de su tratamiento junto a la música, y que fue perfeccionando en los últimos meses.

Por tal motivo, su familia decidió convocar al artista Juan Muñoz, que muy amablemente decidió recrear y replicar exactamente los dibujos de Joaquín en todo el anfiteatro. Los detalles y el trabajo final fueron llegando a su fin y el nuevo espacio cultural ya es una realidad.