Así lo afirmó el intendente Leonardo Boto en el marco de una videoconferencia que brindó junto a su equipo de Salud. Si bien señalaron que en Luján sólo se registró un caso positivo de coronavirus, remarcaron que se están tomando todas las medidas necesarias frente a la posibilidad de un pico de casos. Por eso, “tenemos que entender que la única barrera que tenemos es no movilizarnos”, reiteró el jefe comunal.

A través de una videoconferencia transmitida en vivo por el canal de Youtube de la Municipalidad, el intendente Leonardo Boto se refirió a las medidas que se están tomando para enfrentar la pandemia del coronavirus en nuestra ciudad.

El jefe comunal estuvo acompañado por la secretaria de Salud, Mariana Girón; la directora de Atención Primaria de la Salud, Laura Celia, y el director Asociado del Hospital Municipal, Diego Pagliaro.

En su introducción, Boto sostuvo que a raíz de la pandemia “tenemos una economía que se detuvo en gran parte y una actividad turística paralizada. Y la economía popular, los cuentapropistas, los monotributistas y los trabajadores informales, ven detenida su actividad y caen los ingresos”. Y remarcó que como contrapartida “creció la demanda, por eso estamos trabajando para que todas las familias puedan acceder a un plato de comida diaria”.

En ese sentido, habló de la articulación en la distribución con las organizaciones sociales, merenderos y comedores municipales y manifestó que el objetivo es “posibilitar la seguridad alimentaria en todo el Partido de Luján. Por eso, montamos varios comedores municipales y convocamos a agrupaciones sociales. Además, estamos articulando con Caritas y las iglesias evangélicas”.

“Estamos intentando dar respuestas rápidas al aumento de la demanda de alimentos fortaleciendo los comedores municipales y convocando a la Mesa contra el Hambre y a las organizaciones sociales, además de articular la recepción de partidas de alimentos. Nuestro objetivo es que ninguna familia de Luján se vaya a dormir con hambre”, afirmó. Y en materia sanitaria, aseguró que “estamos en una carrera contra el tiempo”, motivo por el cual todas las medidas se llevan adelante en coordinación con la Región Sanitaria y el Ministerio de Salud de la Provincia.

Luego, tras señalar que ya recorrieron por ejemplo las instalaciones del Club Flandria, el Club Náutico “El Timón”, la Villa Maristas y hoteles de la zona céntrica en caso de tener que generar camas de aislamiento para contención, enfatizó que se están realizando los trabajos correspondientes en el Hospital para sumar el doble de camas.

También se refirió a la demanda de alimentos. Al respecto, sostuvo que “una cosa a la que estamos muy atentos es al tema precios. Se da porque se afectaron las cadenas de logísticas, lo que generó escasez de productos y eso lleva a aumentos injustificados. Pero tenemos entre 15 y 20 personas dedicadas a relevar precios en supermercados y comercios de barrios para intentar controlar. Y ayer se clausuró un supermercado por diferentes incumplimientos. Y esa tarea la vamos a profundizar”.

Y agregó que “un reglón a parte para la verdura y la carne, que se han disparados. No están saliendo de los principales centros de distribución. Y eso lo estamos trabajando con otros municipios y las autoridades provinciales”.

A su vez, insistió que “tenemos que entender que la única barrera que tenemos para afrontar esto es no movilizarnos”. Y en esa línea, explicó que “el 30 por ciento de la Policía de la Provincia está en cuarertena por si se necesitan más adelante, porque no sabemos la duración que va a tener esta pandemia. Y cuando hacemos recortes es para reforzar los recursos humanos. Por eso hoy en Pueblo Nuevo tenemos un solo lugar de acceso y va a continuar en diversas localidades”.

“Mi principal objetivo como intendente es asegurar la vida y la salud de todos los lujanenses. Y para eso hemos preparado un equipo para acompañar a todos los lujanenses que están en el exterior, que son cerca de 80, y estamos siguiendo a todos los que han regresado del exterior”, contó.