Pasan los años y la historia es la misma. La exruta 7, en el tramo entre la rotonda de la ruta nacional N° 5 y el límite con General Rodríguez sigue generando el reclamo de los vecinos de los barrios Los Laureles, Valle Verde y Los Paraísos. Y aunque ya hace cinco años que piden la repavimentación de la arteria, solo se han realizado algunos trabajos de bacheo y los pozos y grandes grietas que se forman en la calzada ponen en riesgo la vida de todos los que por allí transitan.

Lejos de recibir una solución, la problemática escribió el jueves un nuevo capítulo, que no terminó en tragedia de milagro. Sucede que Adrián, un hombre de 41 años y vecino del barrio Los Laureles, cayó de su moto al no poder esquivar un pozo y sufrió graves heridas.

En diálogo con LUJANHOY, recordó que “venía de Luján hacia el barrio en mi moto para llegar a abrir la peluquería. La verdad, no recordé que estaba el pozo en donde justo está el puente, ahí donde hace unos años falleció un chico que iba a trabajar. Es en el mismo pozo, que cruza de lado a lado”.

Y detalló que a raíz de la violenta caída “me quebré la clavícula, sufrí muchos raspones, un golpe en la cabeza y un esguince de tobillo”.

El interminable reclamo de los vecinos

Recientemente, durante un reclamo por los problemas de agua, inseguridad y falta de obras que sufre el barrio Los Laureles, sus habitantes reiteraron que “en la exruta 7 hay más baches que asfalto. Y ya muchos vecinos perdieron la vida ahí”.

Y ahora, enterados de lo sucedido, apuntaron que “nosotros estamos reclamando por el tema de la ruta desde hace cinco años. Hemos ido a la Municipalidad, hemos ido a sesiones del Concejo Deliberante, mandamos carta a los concejales y también llamamos a Vialidad. Pero nada”.

Y agregaron que “en la ruta lo único que hacen es que cuando ocurre un accidente como el de este vecino, van y emparchan. Pero eso dura dos o tres días, una semana como mucho. Tiene que pasar algo grave para que hagan algo. Y si no, emparchan cuando vienen los peregrinos, ahí también se acuerdan de la ruta los responsables”, cuestionaron.

El año pasado los vecinos de Los Laureles se habían comunicado una vez más con LUJANHOY para denunciar el mal estado en el que se encuentra la ruta entre Los Paraísos y Los Laureles. “Así seguimos. Otra vez está toda rota, cada vez peor, con pozos muy profundos. Esperemos no tener que lamentar otra víctima”, apuntaron en ese momento.

Pero el 16 de enero de este año el mal estado de la ruta se cobró una nueva víctima: una vecina del barrio La Palomita que trabajaba en Los Laureles y a diario recorría esa arteria en moto. Afortunadamente, a pesar de haber sufrido diversas heridas -entre ellas un traumatismo de cráneo-, se recuperó satisfactoriamente y contó lo sucedido a este medio.

“Un auto por querer esquivar un pozo me termina enganchando el manubrio de la moto y chocando”, relató la mujer, al tiempo que pidió que arreglen “los pozos porque es intransitable la ruta, yo voy a trabajar todos los días y no quiero que le pase a más nadie”.

Por su parte, los habitantes de la zona reiteraron en ese momento que “el gran problema es desde Los Paraísos hasta Los Laureles. Da mucha bronca e impotencia porque puede haber otra víctima en cualquier momento por la profundidad que tienen los pozos”.

Pedidos y escasas soluciones

En la madrugada del 7 de mayo de 2017, un joven de 25 años perdió la vida en la exruta 7 cuando se dirigía en su moto a trabajar a la estación de servicio del Automóvil Club Argentino. Le quedaban menos de 1.000 metros para llegar a su trabajo, pero aparentemente, en su intento por esquivar un gran pozo, perdió el control del rodado y falleció prácticamente en el acto, informaron en ese momento fuentes policiales que intervinieron en el siniestro vial.

A raíz de ese trágico hecho, los habitantes de la zona volvieron a alzar la voz en aquel momento. Y unos días después, a partir de los reclamos realizados por el “deplorable” estado de la exruta 7, el exintendente Oscar Luciani comunicó esta problemática al entonces administrador general de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, a quien le solicitó la repavimentación de la traza desde la rotonda de la ruta nacional 5 hasta el límite con el partido de General Rodríguez. Pero solo se enviaron cuadrillas para que provisoriamente se repararan los pozos existentes.

La obra quedó inconclusa en 2015, ya que en aquel momento solo se repavimentó hasta General Rodríguez. Y si bien a raíz del reclamo de los vecinos se taparon los pozos, se expandieron los puentes y se colocaron guardrails, con el transcurso de los meses la ruta volvió a evidenciar una estado deplorable, con grandes baches y grietas en todo su ancho. Y a ello hay que sumarle el tránsito constante de camiones, lineas de colectivos y vehículos y la lluvia, que día a día deterioran aún más la zona con todo el peligro que eso conlleva.

Plan de obras

Más allá del reclamo de los vecinos, el mantenimiento de la ruta no es competencia del Municipio, explicaron fuentes consultadas del Ejecutivo. En este sentido, desde Provincia se anunciaron una serie de obras en las rutas bonaerenses tras la asunción de la nueva gestión encabezada por Axel Kicillof. Y a principios de noviembre la Dirección de Vialidad de Buenos Aires licitó obras de rehabilitación y conservación de rutas provinciales correspondientes a los Departamentos de Zona I, II, III, IV, V y VI.

Para la Zona II, cuya inversión oficial es de 285.319.112,59 pesos, se beneficiarán los partidos de Campana, Escobar, Luján, Moreno, Malvinas Argentinas, Carmen de Areco, Mercedes, San Andrés de Giles, San Martín, y Morón.

Y en relación a nuestra ciudad, incluye el tramo de la exruta 7. Aunque por el momento se desconocen los plazos.